RBA > Noticias > Actualidad > Protección de la función y la inversión es lo que viene en diseño sísmico
10 de December de 2012

Protección de la función y la inversión es lo que viene en diseño sísmico

La Norma Técnica MINVU NTM-001 se hace cargo en buena parte de atender y resolver varias situaciones.

Por Rubén Boroschek, Ph. D., Académico de la Universidad de Chile y gerente de Rubén Boroschek y Asociados Ltda.

El terremoto del 27 de febrero de 2010 causó pérdidas materiales directas por sobre los 30 mil millones de dólares, un porcentaje importante del PIB de Chile durante ese mismo año. Pero este daño no se asocia solamente al colapso estructural, sino más bien a daño en paredes, cielos falsos, ascensores, equipos de aires acondicionados, entre otros. Si incorporamos las paralizaciones y las pérdidas de inversión de la infraestructura, el efecto económico del terremoto al menos se doblaría. La normativa vigente pone su atención en la protección de la estructura (muros, losas, columnas, etc.) ya que es la encargada de dar la seguridad a la vida. La protección de la inversión y de la función debe ser expresada en forma explícita y adicional a normas por el mandante y el grupo técnico de desarrollo del proyecto. Lamentablemente, muchas veces esto no es conocido por las partes dejando esto temas prácticamente a la suerte.

Si bien los elementos resistentes de las estructuras en general respondieron bien para un evento sísmico del tamaño del de 2010, no se puede decir lo mismo en relación a los componentes arquitectónicos, contenidos y equipamiento (ascensores, aire acondicionado, etc.) confirmando la absoluta despreocupación por la protección de la inversión realizada. Esto dejó a la población la percepción de inseguridad y de un deficiente comportamiento global de las estructuras. Los daños observados fueron causados por un sinnúmero de razones, entre las que se encuentran la normativa utilizada, que no resulta sencilla de aplicar, y que por lo demás no establece claramente a quién corresponde la responsabilidad por su aplicación; el deficiente (y en algunos casos inexistente) diseño sísmico de los componentes y sistemas no estructurales; la inexistencia en muchos casos de anclajes y arriostres sísmicos en los equipos y componentes; la disponibilidad en el mercado de equipos, componentes y sistemas no aptos para uso en zonas de alta sismicidad; y la deficiente inspección efectuada, en algunos casos, durante la instalación y montaje.

Nueva normativa

La nueva Norma Técnica MINVU NTM-001, que se desarrolló después del terremoto, se hace cargo en buena parte de atender y resolver las situaciones anteriores, estableciendo procedimientos claros y precisos para el diseño sísmico de todo tipo de contenido presente en las estructuras, y para la calificación sísmica de equipamiento que requiere protección de operación, ya sea por constituir parte de sistemas de soporte de vida, por contener sustancias tóxicas o peligrosas, o porque su daño puede causar caos o confusión en la población al momento de una emergencia.

Más importante aún, se establece explícitamente que las especialidades, que participan en todo proyecto de infraestructura, deben desarrollar diseños detallados de sus proyectos, a fin de eliminar toda posibilidad de improvisación durante la construcción. Complementariamente, se exige que el diseño sea acompañado de un programa de aseguramiento de la calidad durante la construcción, algo así como una lista de chequeo que permitirá a la inspección técnica de obra atender los aspectos críticos de la materialización de cada proyecto. La documentación de respaldo de los diseños de las especialidades deberá ser revisada por un especialista en vulnerabilidad sísmica designado por el Coordinador de Proyecto, quien deberá además efectuar el chequeo cruzado de las posibles interferencias entre los proyectos de especialidades. Esta revisión complementará la revisión sísmica estructural que actualmente se efectúa sobre el diseño de los componentes y sistemas estructurales de las edificaciones.

En empresas especializadas hemos desarrollado revisiones no estructurales con bastante éxito durante los últimos 15 años para proyectos de infraestructura hospitalaria y educacional, y de infraestructura industrial de las áreas petroquímica, minera y de generación de energía, donde normalmente se requiere proteger la continuidad de operación y proteger la inversión.

Complementariamente, el uso de nuevas tecnologías de protección sísmica tales como aislación sísmica y disipación de energía permite alcanzar reducciones significativas de las demandas sísmicas sobre componentes y sistemas no estructurales, reduciendo sustancialmente las probabilidades de daño, e incrementando la seguridad de los equipos y sistemas no estructurales. Estas tecnologías de protección constituyen un excelente complemento a las disposiciones de protección sísmica de la norma NTM-001.