RBA > Noticias > Actualidad > “La nueva norma cambiará el paradigma de diseño sísmico no estructural”
10 de December de 2012

“La nueva norma cambiará el paradigma de diseño sísmico no estructural”

Rodrigo Retamales sostiene que todos los proyectos de especialidades deberán contar con un plan detallado, que incluya planos, memorias de cálculo, especificaciones técnicas, y programa de aseguramiento de la calidad durante la construcción.

Por esta razón, la Norma Técnica MINVU NTM-001 “Diseño sísmico de componentes y sistemas no estructurales” establece explícitamente los requisitos que deben satisfacer los anclajes de equipos y otros componentes no estructurales.Un alto porcentaje de los daños no estructurales observados durante el terremoto del 27 de febrero de 2010 estuvieron asociados a la inexistencia de anclajes, o a deficiencias en su diseño sísmico.

Así lo explica Rodrigo Retamales Saavedra, PhD, ingeniero civil de la Universidad de Chile, especialista en Protección Sísmica de Rubén Boroschek y Asociados, y presidente del Comité Anteproyecto Norma Técnica MINVU NTM-001 “Diseño sísmico de componentes y sistemas no estructurales” del Instituto de la Construcción.

“Se especifican las demandas de diseño para todo tipo de componente y sistema, para los distintos tipos de suelo de fundación y zonas sísmicas del país, y se incluyen requisitos de conexión positiva entre componentes y de definición de líneas de transferencia de carga, y requisitos que deben cumplir los elementos que sirven de apoyo a los componentes no estructurales y equipos. Los anclajes que se utilicen deben encontrarse certificados para aplicaciones en zonas de alta sismicidad”.

Cabe destacar que esta norma se encuentra actualmente en etapa de revisión por parte del departamento jurídico del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MINVU) y se estima que en el corto plazo será promulgada mediante decreto supremo e incorporada a la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones.

-¿Qué contempla la Norma Técnica MINVU NTM-001 “Diseño sísmico de componentes y sistemas no estructurales”?

“La Norma Técnica MINVU NTM-001 contempla disposiciones para el diseño sísmico de componentes y sistemas no estructurales, entre los que se encuentran componentes y sistemas arquitectónicos, tales como tabiques, cielos falsos, elementos de fachadas, etc.; equipamiento eléctrico y mecánico, tales como calderas, generadores, sistemas de aire acondicionado, sistemas de transporte vertical, etc.; mobiliario anclado de manera permanente a las estructuras; sistemas distribuidos, tales como redes de agua y gas; sistemas de extinción de incendio y canalizaciones eléctricas, entre otros. La norma establece procedimientos racionales para la evaluación de seguridad interna, anclaje y evaluación de interacciones de los componentes y sistemas. Se incluye además una serie de referencias a estándares y normativas internacionales específicas para el detallamiento sísmico de los distintos tipos de componentes y sistemas”.

Importante aporte

-A su juicio, ¿cuál será el aporte principal de esta norma técnica?

“Esta norma incorpora el estado del arte, nacional e internacional, en materia de protección sísmica de componentes y sistemas no estructurales. El terremoto del 27 de febrero de 2010 evidenció la tremenda brecha entre el diseño sísmico estructural y no estructural que se efectúa en el país. Las estructuras presentaron, en términos generales, un excelente desempeño sísmico, debido fundamentalmente a la gran experiencia y calidad de los profesionales diseñadores y a una exigente norma de diseño sísmico. Sin embargo, no se puede decir lo mismo respecto al desempeño sísmico de los contenidos de las estructuras, en los cuales se observaron daños de consideración. A la luz de estas observaciones, el fin último de la norma es compatibilizar y armonizar los desempeños sísmicos de las estructuras y de sus contenidos. Para estos efectos, la norma establece una serie de alternativas que se deben considerar para demostrar la seguridad sísmica de los componentes no estructurales, entre las que se incluyen: análisis desarrrollado por un profesional competente, ensayos de laboratorio, y experiencia en eventos sísmicos anteriores. Se presentan los procedimientos a utilizar para demostrar la seguridad interna y para el diseño de los anclajes de los equipos y componentes. La aplicación de esta normativa apunta a mitigar daños no estructurales como los observados durante el terremoto del 27 de febrero de 2010”.

Cambio de paradigma

-¿En qué etapa se encuentra y cuándo comenzará a regir esta norma técnica?

“Luego del desarrollo del anteproyecto de norma por parte del Instituto de la Construcción, en el cual participó un importante número de representantes de la academia, de las inmobiliarias, de oficinas de diseño y de proveedores de sistemas no estructurales, y efectuada la consulta pública nacional e internacional correspondiente, la norma se encuentra actualmente en etapa de revisión por parte del Departamento Jurídico del Ministerio de Vivienda y Urbanismo. Se estima que en el corto plazo esta norma será promulgada mediante decreto supremo e incorporada a la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones”.

-¿Qué cambios representará para la construcción en nuestro país esta norma técnica?

“La nueva norma cambiará radicalmente el paradigma de diseño sísmico no estructural. Todos y cada uno de los proyectos de especialidades deberán contar con un proyecto detallado, que incluya planos, memorias de cálculo, especificaciones técnicas, y programa de aseguramiento de la calidad durante la construcción, entre otros, que respalde la seguridad sísmica de los equipos y sistemas contemplados por la especialidad. La información de respaldo presentada por las especialidades, la interacción dinámica y la interrelación funcional entre los proyectos de las distintas especialidades deberá ser analizada y refrendada por el Coordinador del Proyecto. Todas estas disposiciones apuntan directamente a mitigar la vulnerabilidad sísmica de los contenidos de las estructuras”, concluye el ingeniero civil Rodrigo Retamales Saavedra.

Importancia de estos elementos

Si bien un adecuado diseño de los elementos de fijación y anclaje de los componentes y sistemas no estructurales es fundamental para prevenir el deslizamiento y vuelco de los componentes, en la mayoría de los casos -dice Rodrigo Retamales- es necesario complementar este diseño con un estudio de seguridad interna o de integridad estructural del componente no estructural, y con la implementación de elementos de arriostre sísmico.

Aspectos que requieren ser mejorados

En la actualidad, el diseño sísmico de los componentes no estructurales se efectúa en conformidad con las disposiciones del capítulo 8 de la norma NCh433.Of96.Mod2009. Sin embargo, el ingeniero civil Rodrigo Retamales señala que la normativa vigente tiene varios aspectos que requieren ser mejorados.

En primer lugar, la norma establece demandas de diseño que dependen de la estructura en la cual se encuentran, lo que dificulta sustancialmente su aplicación y el diseño de soluciones de protección estandarizadas.

Segundo, y tal vez lo más importante, no se identifica a los responsables por el diseño sísmico de los componentes no estructurales. Adicionalmente, no se presentan recomendaciones para la evaluación de la seguridad sísmica de los equipos que requieren protección de operación durante y/o inmediatamente después de ocurrido un evento sísmico. Tales demostraciones de seguridad son en muchos casos imposibles de efectuar mediante análisis, que es la única alternativa intrínseca en la normativa vigente, y sólo se pueden efectuar mediante ensayos de laboratorio, no normados hasta ahora. En fin, la normativa vigente presenta un método racional, pero perfectible.

“Un caso excepcional hasta ahora lo constituyen los establecimientos de salud, en los cuales desde mediados de los años 90, el Ministerio de Salud y la Universidad de Chile han promovido e impulsado el concepto de Hospital Seguro. En este tipo de establecimientos se han aplicado con bastante éxito los procedimientos de diseño sísmico no estructural orientados a la mitigación de vulnerabilidad sísmica no estructural propuesta en la nueva normativa”.